• Tommy

La Prostitución del Fitness

Actualizado: abr 3

- “¿Si?..”

- “Hola Tommy. Mira, a mi padre un amigo suyo, que se dedica a entrenar gente en un parque, le ha mandado unos ejercicio para casa durante el confinamiento”.

- “¿Y..?”

- “Le ha enviado unas sesiones de Tabata” (Tabata es el nombre comercial de un tipo de HIIT, entrenamientos interválicos de intensidad muy alta).

- “¿Qué edad tiene tu padre?”.

- “67”.

- “Pero bueno, supongo que es su entrenador y conoce a tu padre a la perfección”.

- “No. Es sólo un amigo”.

La conversación es real.


Entrenador vs repartidor de Ejercicio vs Ignorante (dícese de aquel o aquella que tiene una incompetencia inconsciente y juega con la salud de otros)

Antes que nada, y tal y como siempre mi madre me enseñó, voy a enumerar aspectos fantásticos del tsunami de entrenamientos en casa que nos ha traído esta cuarentena.

Esto va en serio. La crisis sanitaria que estamos viviendo es terrible para todos nosotros, aún más para las familias afectadas directamente. Y, con bastante probabilidad, el futuro no será igual.

Nos obliga a permanecer encerrados por el bien común en casa. Esto ha provocado una oleada de solidaridad descomunal que no hace sino revelar la bondad original con la que somos diseñados.

Sin lugar a alguna duda este es mi manifiesto:


- Me parece especialmente positivo que la gente se ejercite en casa.

- El ejercicio tiene infinidad de beneficios, entre los que se encuentra la estabilidad psicológica.

- Establecer una rutina es enormemente óptimo para contrarrestar los efectos negativos de una clausura temporal de la actividad cotidiana.

- Trasmitir a la población una serie de ejercicios supone un servicio acogido con interés, debido a la rapidez y comodidad de tal acción.

- Mantener algún tipo de reto físico diario es bienvenido para establecer rutinas que nos mantengan focalizados.

- Hacer ejercicio siempre será algo fenomenal.


Pero como profesional, obviamente, tengo la obligación de puntualizar ciertos detalles.

Nos guste o no vivimos en una profesión desregulada y, en muchos casos impúdica.

Y no, no hablo de la certificación profesional.

Únicamente la certificación no prepara a un entrenador.


Quizás la industria del fitness nunca se hizo esta pregunta:

¿No es la salud la primera y primordial importancia de nuestra actividad?..

Dicho de otra forma, en los siguientes casos, ¿qué vemos como principal énfasis?:


· Consiguió una hipertrofia muscular nunca soñada.., pero adquirió una lesión crónica de hombro.

· Bajó a un porcentaje de grasa de un solo dígito.., pero desarrolló una anomalía en el hígado.

· Consiguió un cuerpazo.., pero hace ya 10 meses que no hace nada.

· Hizo un Tabata cada día.., pero tuvo un infarto hace dos.


Reconozco que los escenarios arriba indicados son algo exagerados..

¡O no!.

Que puedas tener la peor lotería del mundo puede ocurrirle a cualquiera.

Que juegues a dicha lotería cada semana, te da un poco más de probabilidad de ¡per-der-la!.


Y, sin lugar a duda alguna, este es también mi manifiesto:


- Creo que vomitar ejercicios al otro lado de la red sin más es un acto de cierta irresponsabilidad , que en muchas ocasiones lleva adherido un oportunismo barato.

- No parar por un momento a pensar QUIÉN recibe ese ejercicio/rutina es como tirar 100 dardos a la vez a la diana.., algunos caerán dentro, y el resto.. ¿da igual dónde caigan, verdad?.

- Creo que hacer ejercicio nada (pero absolutamente nada) tiene que ver con Entrenar, con seguir una programación adecuada.

- Y creo que es el momento en el que nuestra profesión está en el deber de consagrarse como tal, en lugar de dirigirse a actos circenses y populistas.


A mi hijo de 13 años le llegan diferentes actividades cada día, desde su equipo de fútbol a su asignatura de E.F., pasando por bombardeos de ejercicios en casa.

Esta mañana he visto, mientras tomaba café, un entrenador en la tele explicando un circuito en el que todos y cada uno de los ejercicios eran con papel higiénico (sus manos sudaban tanto que el papel se empezaba a ver afectado).

Quizás, sólo quizás, la estamos “cagando”.


Ver cómo varias de esas actividades diarias tienen su origen en un copia y pega vacío y descomunal es un sentimiento amargo.

Trabajo de pesas aislado para chavales que nunca entrenaron de esta forma, olvidándose además de que están confinados y no tienen…¿pesas?.


Ser entrenador no es poner ejercicios en un ventilador, y si puede ser en plan metabólico, que parece ser es la única forma de entrenar. O, quizás, la única con un alto grado de aplauso hacia el emisor. Reconozcámoslo, si terminas en un charco de sudor y con maniobras mega-creativas es mucho más populista. Entrenar explicando el patrón de movimiento y moviéndose correctamente no mola.


Lo crean o no, nuestra profesión está íntimamente relacionada con la ciencia. ¡Coño!, nuestra profesión es ciencia.


¿Se imaginan a un médico ofreciendo una solución prescriptiva a miles de personas sin tener en cuenta edades o historiales clínicos?..

¿Se imaginan a un abogado repartiendo consultas generales a miles de personas sin tener en cuenta situaciones familiares específicas?..

¿Se imaginan a un asesor fiscal aconsejando a miles de personas a la vez entre los que hay autónomos, dueños de empresas, funcionarios, etc..?..

¿Se imaginan a un entrenador o entrenadora repartiendo circuitos y ejercicios a miles de personas sin tener en cuenta los distintos niveles de coordinación y capacidad pulmonar?..


El Ejercicio es magnífico, pero mezclarlo con cualquier aspecto posible (y con cualquier material posible) no es un acto de creatividad, es una ceremonia inventiva con un objetivo de aclamación personal.


Y es que lo sencillo es repartir ejercicios. Lo difícil es entrenar a alguien.


Esto es una crítica. SÍ.

Es decir, un juicio personal sobre un análisis de la situación. En ningún caso una acción peyorativa. Nunca un ademán con tintes de desprecio.


La raíz del problema no yace en la evidente receptividad del consumidor. El verdadero problema se filtra hasta las alcantarillas de una profesión sin rumbo definido, sin fronteras y zarandeada por la ley.


Pero, sobre todo, el problema se precisa en unas personas en chándal que se olvidaron (o nunca se enteraron) que esto, por encima de todas las cosas, va de salud.


CoachTT.

33,322 vistas

Soy licenciado en Ciencias del Deporte y Actividad Física y Master en Alto Rendimiento Deportivo.


Fui jugador de voleibol y preparé a deportistas profesionales durante varios años. Ayudo a gente increíble a ser increíblemente fuerte levantando peso, comiendo bien y prosperando en todo su entorno.


Mi especialidad es entrenar a Mujeres que quieren recuperar/mejorar su Salud y su Silueta.

TOMMY ÁLVAREZ

  • TommyTraining