top of page
  • Tommy

Querido Fitness: cómo hemos cambiado...

(SPOILER: ¡AÚN ESTAMOS A TIEMPO!)


¡Aayyy! aquellos maravillosos años…


Hubo un tiempo en el que el fitness era orgánico, la ciencia dictaba y los entrenadores online comenzaban a ayudar a gente de forma remota, pero seguían haciendo trabajo “de campo”.


En esa época el algoritmo era un espermatozoide apenas empezando a fluir y el entrenamiento era genuino. Auténticamente humano.


Ecológico.


Se entrenaba a personas para hacerlas sentir tal y cómo ellas y ellos querían sentirse, teniendo en cuenta su individualidad y no su multi-generalidad… y las fotos y los testimonios de sus progresos eran, en realidad, reales.


Un/a entrenador/a debía tener una experiencia previa entrenando en persona para hacerlo luego de forma online.

El dinero era importante, por supuesto. Más nunca la obsesión aislada.

Esa remuneración era automática y exponencial al resultado de un trabajo excelente.


Los entrenadores estudiábamos. Mucho.

Y leíamos. Mucho.


Entendíamos que la comunicación era la parte más importante en el proceso de entrenamiento.

Empatía y compasión eran actrices principales en nuestro guion.


Entrenábamos a personas reales.

En vidas reales.


El GIF que ves a continuación, totalmente aleatorio al tema, es mi pequeño homenaje a alguien que me sigue haciendo reír cada semana. El gran Chandler Bing (D.E.P. Matthew Perry)


Aunque si lo pensamos bien...este gesto de Chandler es "universal" y conecta con cualquier argumento 😆


Aún estamos a tiempo…


Sigo...


No luchemos contra el algoritmo que escupe entrenadores/as de 23 años con “10 años de experiencia” (what the f…?),


Ni contra entrenadores de 25 llenos de testosterona que “ayudan a hombres de 50 a recuperar su testosterona” (aplíquese la ironía necesaria…).


Tampoco lo hagamos contra aquellos y aquellos que han preferido entretener a entrenar.

Ni contra esos profesionales que directamente mienten, copiando a otros, publicando fotos falsas de antes y después (¿no lo sabías.?) y/o teniendo la desfachatez de decirte que si estás gorda/o es por tus excusas.


Estamos a tiempo.


De recuperar el verdadero aroma del proceso de entrenar a alguien.

Del arte de entrenar a otra persona.


De atrincherarnos en la ciencia.

De ser genuinamente auténticos y auténticamente genuinos.


Estamos a tiempo de ser honestos de nuevo.

Conseguir que las personas se sientan tal y cómo desean y que sepan a la perfección que su inversión económica es la mejor de toda su vida.


Estamos a tiempo de volver a escuchar.

De callar.


De explorar y hacer la mejor obra de nuestra vida.


Colega, no me digas cuánto dígitos tiene tu cuenta.

Dime cuántas vidas has ayudado a cambiar.

Ahora, tras esto, ten el derecho a sumar ceros en esa cuenta.


Aún hay tiempo de demostrar que somos entrenadores profesionales, legítimamente preocupados por esa persona que pone toda su confianza (y gran parte de su dinero) en nosotros.


Porque, digan lo que digan y hagan lo que hagan…


“La gente no contrata entrenamiento, la gente contrata Entrenadores”.

Tommy Álvarez.

CoachTT.


30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page